Dique de San Martín. Vereda del Fraile.
SENDERISMO

La Vereda del Fraile

En esta vida, todo, por muy negativo que sea; siempre tiene su parte positiva. Y en esta época de restricciones en los desplazamientos entre diferentes comunidades, es el momento oportuno de dar a conocer y potenciar el «turismo de proximidad».

Y es curioso como así, obligados por estas excepcionales circunstancias, descubrimos lugares y parajes tan bonitos como interesantes, muy cerca de nosotros.  Tan solo es cuestión de reinventarse, de dar una vuelta de tuerca a la forma de buscar destino. Es momento de valorar «lo nuestro», lo cercano.

Lo más sencillo para esta nueva forma de turismo natural es buscar información o visitar cualquier área natural protegida como los Parques Nacionales, Naturales o Reservas de la Biosfera que se encuentren dentro de nuestra región de Castilla-La Mancha. Todas cuentan con una vasta información sobre sus diferentes rutas y posibilidades de ocio natural y activo. En este mismo blog ya disponemos de algunas entradas referenciadas en el Parque Nacional de Cabañeros; o en los Parques Naturales del Alto Tajo, de la Serranía de Cuenca o las Lagunas de Ruidera.

No debemos obviar que el turismo rural está en auge. La pandemia nos ha enseñado que los espacios abiertos y con poca densidad de personas, son lugares «seguros». Lo que ha hecho abrir los ojos a muchos «urbanitas» que han cambiado sus destinos de descanso y esparcimiento. Este cambio va en beneficio de la salud individual y de la sociedad general. Bienvenido sea.

De hecho, los organismos oficiales ya son conscientes de esta nueva tendencia y se están poniendo al día con ello. Un claro ejemplo es la nueva web «Senderos de Toledo» potenciada por la Diputación de Toledo a la que os invitamos a visitar, donde poco a poco se van incluyendo senderos locales homologados, señalizados, balizados y documentados.

Pero queremos ir más allá, queremos dar a conocer lugares más cercanos aún, menos conocidos. En definitiva, más solitarios. El único precio que debemos pagar es que no cuentan con folletos informativos o balizas oficiales que marquen el recorrido a seguir, por lo que es recomendable contar con una app de móvil que nos permita seguir el trazado que os dejamos siempre en la web de wikiloc.

Es por todo ello que os queremos presentar estas cuatro nuevas sendas para disfrutar de la naturaleza en nuestra provincia de Toledo. Todas ellas están basadas en rutas ciclistas de montaña. Son segmentos se surgen de un exquisito filtro en el que han prevalecido, en su mayor parte, los estrechos senderos y zonas sombrías.

  • Vereda del Fraile (Sonseca) 15km – 100m d+
  • Senderos de San Pablo (San Pablo de los Montes) 11km – 500m d+
  • Pinar de Almorox (Almorox) 12 km – 300m d+
  • Barranco de Hormigos (Hormigos) 3km – 40m d+

La Vereda del Fraile la conocí allá por el 2010, cuando fui a Sonseca a realizar una marcha organizada de MTB que lleva el mismo nombre.

Debe su nombre al camino que marcaron los frailes al transitar desde su retiro en el Convento del Castañar, a los pies de los montes de Toledo, hasta la cercana pedanía de Arisgotas.

Para llegar al inicio de ruta debemos realizar una aproximación desde Sonseca por el Camino de la Estrella. Un ancho camino que es la prolongación de la calle Escuelas de esta misma población. Durante 9 km debemos seguir esta adecentada pista siempre hacia el sur, sin tomar ningún desvío, hasta las puertas de la Finca de la Estrella. Siempre frente a nosotros iremos viendo los vetustos montes de Toledo con sus suaves siluetas desgastadas. Sabrás que has llegado al lugar de inicio cuando el camino se encuentre de frente con las puertas de dicha finca privada, en la que está prohibido el paso.

Vereda del Fraile.
Vereda del Fraile.

Es esta una ruta lineal de ida y vuelta, con todo los pros y contras que tiene este tipo de rutas. Pros; que en cuanto nos sintamos cansados, podemos dar la vuelta sin pérdida alguna. Contra; que disfrutarás por partida doble el mismo paraje. En el caso que os describimos a continuación, llegamos hasta una pequeña laguna situada a unos 7,5 km (y otros tantos de vuelta).

Tiene una dificultad física muy baja. Mantiene un desnivel muy equilibrado ya que la ruta faldea por la ladera del monte sin ganar ni perder mucha altura.

Una vez dejado el coche estacionado junto a las casas, nos atamos las botas e iniciamos nuestra jornada. Debemos tomar el camino que corta perpendicularmente la Vereda de la Estrella, en sentido hacia la derecha de la marcha del coche. Es decir, hacia el oeste.

Vegetación mediterránea. Vereda del Fraile.
Vegetación mediterránea. Vereda del Fraile.

Durante el primer kilómetro y medio iremos por un camino más o menos ancho y cruzaremos un pequeño pinar, las Casas de Rafael y una pequeña extensión de labranza.

A partir de aquí, comienza la vereda del Fraile, que te embaucará por un túnel vegetal de bosque típico mediterráneo que te hará disfrutar. Encinas y jaras serán tus compañeras de viaje. Por momentos, algunos claros te permitirán ver toda la comarca de la Sisla. Aunque de vez en cuando cruzaremos antiestéticos cortafuegos que bajan perpendiculares desde la zonas altas del monte.

En el quinto kilómetro de ruta la vereda desaparece para dar paso a la pequeña dehesa de las casas del Quinto de San Martín. Aquí podemos dar la vuelta (lo que sumarían 10 kilómetros totales), continuar recto en busca de las casas para continuar por la vereda hasta el Convento del Castañar o, como es nuestra opción, girar hacia la izquierda (hacia el norte) para adentrarnos en el pequeño valle de San Martín de la Montiña.

Vereda del Fraile.

Ojo con este desvío, lo debemos tener bien ubicado. Es el lugar más débil de la ruta para poder perderse. No obstante, tanto el sendero que marca nuestra ruta, como un camino que sale unos metros más adelante dirigen la marcha hacia el mismo destino.

Cuando la dehesa comience a desaparecer, iniciaremos un leve ascenso por el fondo del valle. El arroyo de San Martín correrá aguas abajo a la derecha de nuestra marcha. Justo cuando nuestro camino cruce el arroyo para situarlo a la izquierda, habremos llegado a nuestro destino.

Nos desviaremos del camino en busca del pequeño dique que estratégicamente contiene las aguas que recauda este humilde valle. Valle que en su cabecera cuanta con la presencia del Risco Amor. Pico que con sus 1344 msnm establece la cota más alta de la vecina provincia ciudadrealeña.

Dique de San Martín. Vereda del Fraile.
Dique de San Martín. Vereda del Fraile.

7,5 kilómetros habremos andado para llegar a este lugar perfecto para reponer energías, descansar y disfrutar de la naturaleza.

Cuando nuestro cuerpo lo pida, podemos iniciar la vuelta por el mismo camino que hemos disfrutado a la ida. Haciendo un total de 15 km y tan solo 100 m de desnivel positivo.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *