Dubrovnik.
VIAJES

Croacia en 4 días

Hoy os contamos nuestra escapada de cuatro días por Croacia. Son muy pocos días para conocer de lleno el país, pero lo suficiente para descubrir sus dos ciudades más importantes de la costa sur y alguna de sus islas bañadas por el mar Adriático. La costa Dálmata nos recordará en ocasiones a nuestra mediterráneas islas baleares.

Día 1 Dubrovnik

El vuelo directo al aeropuerto de Dubrovnik nos permitirá disfrutar del día completo en esta preciosa ciudad. Pero nada más llegar, cometimos el primer error del viaje; bueno, fueron dos errores en uno.

No os aconsejamos contratar un coche de alquiler en el mismo aeropuerto para llegar a Dubrovnik, y mucho menos para moveros por allí. Y si lo hacéis, que no sea con la empresa Surprice. Una ineficiente empresa que nos hizo perder un valioso tiempo con el papeleo para tomar el coche.

Nosotros lo alquilamos porque la idea era usarlo durante los cuatro días de estancia en el país. Pero Dubrovnik no es una ciudad amiga de los coches. No hay sitio para aparcar. Por lo que, al tiempo perdido en la recepción del renting, debimos sumarle las casi dos horas para aparcar.

Os recomendamos ir en taxi desde el aeropuerto hasta el centro de Dubrovnik, que están separados por unos 20km y el día que abandonéis la ciudad, alquilar el coche para desplazaros por la costa.

Dubrovnik.
Dubrovnik.

Una vez conseguimos aparcar, entramos en la amurallada ciudad por su monumental puerta Pile. Callejeamos por sus estrechas calles. En una primera toma de contacto, llegamos a la conclusión de que tiene bien ganada su fama. Una mezcla de Toledo, Ávila y Conil.

Dejamos las maletas en Kaboga Rooms (c/Marojice kaboge, 4). Una habitación limpia, baño privado y aire acondicionado (imprescindible debido al calor y humedad).

Calle principal de Dubrovnik.
Calle principal de Dubrovnik.

Un paseo por la calle principal Stradun nos confirmó la evidencia. La ciudad estaba hasta arriba de turismo. Para intentar escapar de la masificación, compramos dos entradas para ver la ciudad desde la altura de sus perfectas murallas.

Existen varios accesos, nosotros lo hicimos por el más cercano a la puerta Pile, junto al Monasterio Franciscano y la fuente de Onofrio. Dos kilómetros de perímetro que nos permite conocer esta mediterránea urbe desde otro punto de vista. Los tejados el sol cayendo, y el mar de fondo. Toda una preciosidad. Imprescindible.

Haciendo el recorrido en sentido antihorario nos topamos con la zona sur que recorre la zona de costa, con varios bares que invitan a para y tomar algo. El paso por el puerto nos adentra a la zona norte que la separa de la tierra hasta llegar a la torre Minceta.

A la tarde, decidimos visitar la otra parte de la ciudad, la cercana al puerto. En torno a la plaza Luza se encuentra el Palacio del Rector, el palacio de Sponza, la Catedral, la torre del campanario y la iglesia de San Blas.

Dubrovnik "Shame"
Dubrovnik «Shame»

Vuelta a la habitación para darnos una ducha y salir por tercera vez a recorrer esta preciosa ciudad. Ahora tocaría cenar junto a la famosa escalinata de la iglesia de San Ignacio y pasear en busca del Buza bar, una terraza extramuros situada en el mismo acantilado que baña el mar. Toda una recomendación.

Día 2. Krka y Split

Al día siguiente tocaba visitar el Parque Natural de Krka previo paso por alguna playa de aguas cristalinas.

Para llegar al destino, debemos pasar brevemente por la franja de la frontera bosnia. Tranquilos, simplemente os pararán, pedirán el pasaporte. Les indicáis que estáis de turismo en Croacia y que vais dirección a Split. A nosotros casi ni nos miraron. Pero estarían en su derecho de pedirte visado y demás, recuerda que Bosnia no es terreno de la Unión Europea. Serán solo 8 km de trayecto y tendrás que cruzar de nuevo por el paso fronterizo para volver a entrar en Croacia.

De camino por la carretera de la costa A-8, si vais con tiempo de sobra podéis parar a ver un par de playas que pillan de paso. Punta Rata y Promajna, ambas protegidas por las montañas del Parque Nacional de Biokovo.

Si queréis ir directos al Parque Natural de Krka, es mejor tomar la autopista E-65. Tened en cuenta que esta opción rápida os llevará unas tres horas y media.

Ya en Krka, compramos las entradas y montamos en el bus que nos aproxima desde la zona de taquillas y restaurantes hasta el inicio de la ruta. A penas tarda 5 minutos en dejarte en las puertas de este monumento natural. Accesible para niños y mayores donde en menos de una hora podemos ver la totalidad de sus cascadas.

Parque Natural de Kraka
Parque Natural de Krka

El paseo por el parque es muy interesante, a penas llega a los 4 km y puedes ver lagos que forma el río e incluso está permitido el baño en uno de ellos. Las cascadas de fondo lo hacen un baño particular.

En España lo podemos asemejar a las Lagunas de Ruidera, pero con más encanto. Aunque no tanto como el Parque Natural de Plitvice, en Croacia también, que son mucho más monumentales. Pero quedan lejos de esta zona que estamos visitando.

Powered by Wikiloc

La vuelta a Split en coche es de una hora aproximadamente. Antes de buscar nuestro alojamiento, nos dirigimos a la playa de Kasjuni, donde nos dimos un baño fresquito. Es una playa situada al otro lado del Parque Marjan, un pequeño promontorio al oeste de la ciudad de Split.

Llegaríamos a media tarde a nuestro alojamiento Rooms Secer (c/Ulica Petra Svacica, 10). Tres veces tuvimos que pasar por delante de la puerta para confirmar que ese era el alojamiento. De feo aspecto exterior, pero una limpieza y un trato exquisito interior.

Catedral de Split
Catedral de Split

Con los consejos y recomendaciones de la «casera», porque alquilamos una habitación de un piso que parecía particular, cambiamos el coche de lugar y nos dispusimos a conocer la ciudad.

Cena en el restaurante Fife para recargar energías y directos a conocer el Palacio Diocleciano. Perderte por sus estrechas y blancas calles, sus puertas de acceso como la puerta de Oro al norte. Gran ambiente y bonitos rincones donde parar y disfrutar de una ciudad con magia.

Al salir de este laberíntico trazado urbanístico nos dirigimos al paseo marítimo o de la Riva para tomar un mojito y disfrutar de los fuegos artificiales que casualmente aparecieron en el horizonte del mar.

Paseo marítimo de Split.
Paseo marítimo de Split. 

Día 3. Hvar

A la mañana siguiente nos esperaba el ferry de la empresa Jadrolinija para desplazarnos hasta la isla de Hvar. Un buen madrugón bien mereció la pena para disfrutar de las vistas del skyline de Split. La ciudad se alejaba ante nuestros ojos mientras surcábamos las aguas del Adriático. Poco más tarde de una hora llegamos al puerto de Stari Grad y de ahí con nuestro flamante Fabia llegamos a la capital de la isla, Hvar.

La llegada no fue muy satisfactoria puesto que perdimos la excursión contratada, sin embargo tras varias gestiones conseguimos alquilar una barquita con un pequeño motor de 50cc para pasar el día en el mar.

Y ahí que nos vimos de capitanes por la pequeñas islas que se sitúan frente a la ciudad de Hvar. Casi 20 km recorriendo islitas y parando a comer en calas.

También echando el ancla y disfrutando de una buenas cervezas en algunos de los chiringuitos repartidos por esta bonita costa. O incluso practicando snorkel.

Navegando por Hvar
Navegando por Hvar

Primero visitamos la parte trasera del Carpe Diem Beach Bar. Un poco de snorkel y continuamos para ubicarnos frente al Baccus Palmizana (isla que rodeamos para visitar su puerto al norte) y finalmente en el Tri Grede Bar. Este último es donde pasamos la mayor parte del tiempo, con aguas azules cristalinas, cervezas y buena comida. Toda una recomendación.

Al atardecer, dejamos la barca para ir en busca de nuestra residencia de hoy donde nos trataron con una atención exquisita. Barko Rooms en la calle Kroz Burak, 99.

Nos llamó especialmente la atención este tipo de alojamientos. Donde la gente alquila habitaciones de sus casas con su aire acondicionado, sus baños, cocinas e incluso patios. Es como alojarse en casas rurales. Muy recomendable.

Por la noche, la ciudad de Hvar parece otra. Nos recuerda mucho a Split y Dubrovnik, pero más acogedor. Un paseo por sus calles, el puerto, la amplia plaza. Espectacular.

Puerto de Hvar.
Puerto de Hvar.

Cena en uno de sus cientos de restaurantes turísticos, mojito y después fiesta en la discoteca Carpe Diem.

Curioso lo de esta discoteca que se sitúa en una de las islas que visitamos por el día. En el precio se incluye, a parte de la entrada y una consumición, el traslado en barco hasta la isla.

En definitiva un final de fiesta por todo lo alto, aunque aún nos quedaba un pequeño apéndice.

Día 4 Playa Sveti

El día de vuelta. Tocaba recorrer la isla de Hvar de punta a punta para coger el ferry en Sucuraj, en su lado opuesto. De esta forma conoceríamos de otro modo el resto de la isla. Interesante conducir por ella, pero llenate de paciencia, la carretera es muy sinuosa. 1:30 horas para 80km.

El ferry, también de la empresa Jadrolinija, nos deja en Drvenik

Volvimos al continente con la idea de disfrutar de la última playa del viaje. Cruzamos la frontera bosnia sin problemas y llegamos a Dubrovnik. Pasamos de largo la ciudad, para ir en busca de la playa Sveti, la de los croatas, lejos del núcleo turista.

Llegar a ella no fue fácil. Nos costó encontrarla, y una buena sudada llegar a ella por su escalinata. Pero mereció la pena. Playa de piedras redondas y agua cristalina. Comimos en uno de sus chiringuitos disfrutando de bellas vistas a la ciudad. Perfecto para un fin de viaje.

Playa de Sveti
Playa de Sveti

Solo quedaba volver al aeropuerto. En la misma playa hay duchas públicas para refrescarte. Te vendrá bien, hay una buena escalinata de salida para llegar al coche.

Solo quedaba devolver el coche de alquiler y esperar el retraso de dos horas del vuelo, que fue compensado con la presencia de Luis Figo entre nosotros.

Aquí os dejo el enlace con todos los lugares visitados en esta pequeña escapada. Necesitarás Google Earth para poder abrirlo.

Ya sabéis que si tenéis alguna duda. Aquí estamos para ayudaros y recomendaros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *