Conociendo la costa Vasca. Museo Guggenheim
VIAJES

Conociendo la Costa Vasca.

En esta entrada queremos compartir con todos vosotros un viaje para realizar en varios días. Una escapada que os permita conocer algunos de los rincones más interesantes que nos ofrece esta misteriosa costa vasca.

En esta ocasión visitaremos todos estos lugares usando el coche particular, ayudados de breves caminatas a pie.

Conociendo la Costa Vasca Playa de Laga
Conociendo la Costa Vasca Playa de Laga

Dedicaremos jornadas muy intensas que nos permitan conocer el mayor número de lugares posible. Debemos mentalizarnos de que no son días para descansar físicamente. Si no que se trata de un descanso psicológico y mental. Un descanso activo.

Nuestro consejo es el de ubicarse en algún lugar céntrico del País Vasco; Deba en la costa o Ermua en el interior; que te permita llegar a todos los puntos con un retorno lo menos largo posible.

Existen dos opciones para desplazarnos; por carretera nacional, muy sinuosa y bonita pero excesivamente lenta. O por autopista de peaje, mucho más práctica y segura. Dependiendo del destino escogeremos una u otra.

Conociendo la costa vasca. Costa de los Flysch
Conociendo la costa vasca. Costa de los Flysch

Por otro lado, debemos ser flexibles al estado meteorológico de esta zona, completamente caprichoso. Conscientes de que la lluvia es lo normal en estos lares, incluso en el el mes de julio (supuestamente el más estable del año)

Mentalizado de este estilo de viaje y de todos estos aspectos a tener en cuenta, nuestra propuesta es la siguiente.

Iglesia de San José y Torre Iberdrola
Iglesia de San José y Torre Iberdrola

Costa de los Flysch.

La Costa Vasca esta llena de sorpresas. En ella existe una variedad tal, que parece jugar con nosotros al despiste. De todas las posibilidades que nos ofrece, la más exclusiva y, a la vez, más desconocida es la costa de los flysch.

Conociendo la Costa Vasca. Playa de Sakoneta
Conociendo la Costa Vasca. Playa de Sakoneta

Los flysch son estratos de sedimentos depositados durante miles de millones de años. Forman infinitas capas en disposición horizontal cubriendo La Tierra. La particularidad que obtiene esta zona es que estos estratos se nos muestran a simple vista de manera vertical. Reúne una serie de condiciones que la hacen ser un lugar de culto para los geólogos.

Conociendo la costa Vasca. Rasa Mareal con bajamar
Conociendo la costa Vasca. Rasa Mareal con bajamar

Todas las páginas de nuestra historia quedan mostradas a modo de monumento natural en este tramo costero entre Deba y Zumaia; marcando su máximo esplendor en la Rasa Mareal de la playa de Sakoneta, únicamente visible con bajamar.

Conociendo la Costa Vasca. Estratos a simple vista.
Conociendo la Costa Vasca. Estratos a simple vista.

Para poder disfrutar de ello se aconseja contratar viajes guiados a pie o en barco desde el Geoparkea. En nuestro caso, disfrutamos de la experiencia de un gran amigo que nos introdujo por esta recóndita zona. Pasando por lugares, unas veces prohibidos y otras complicadas técnicamente, que le dieron un punto de aventura a nuestra expedición.

Si bonito es simplemente disfrutándolo con la mirada, más aún lo será si conoces el por qué de esta zona. La falla y cambios de dirección de los estratos, su diversidad de tonalidades y la teoría de la extinción de los dinosaurios. Impactante.

Si tras el interesante paseo de senderismo o en barco durante la mañana seguro que aún te quedan ganas para seguir disfrutando de esta bonita localidad. Aquí te recomendamos algunos de los mejores pintxos de Deba y su deliciosa pastelería.

Gastronomía vasca en Deba.

Antes de comer puedes pasar a ver la iglesia de Sta María la Real, su pórtico, su interior y su claustro te sorprenderán a pesar de que su fachada no sea de las más bonitas de la zona. En la plaza vieja.

Si no tienes la suerte de conocer a algún socio de alguna de las Sociedades Gastronómicas típicas del País vasco, donde te inviten a conocer sus excelentes cultura culinaria, deberás visitar indispensablemente los siguientes bares.

En el bar Izenbe, en la plaza nueva, tendremos que degustar una de las mejores tortillas de patata. Seguidamente en el bar Igartza, calle Ostolaza, deberemos pedir unos champiñones que preparan de lujo. Y para terminar, tomaremos unas rabas en el restaurante Urgain, en la carretera principal, toda una referencia de la cocina en la comarca. Todo ello ayudado por un buen txacolí o una fresca caña de cerveza.

Si queremos un buen postre, deberemos ir a la pastelería Ekain a primera hora de la mañana. Todos sus dulces son fabricados en el día y en cuanto se acaban sus unidades no reponen hasta la jornada siguiente. Podemos pues, pasarnos por allí antes de nuestra jornada matutina para luego disfrutar de estos manjares en el césped del gran paseo en frente de nuestro último bar. Pastel de arroz, palmera de chocolate y persianas, son sus especialidades.

Si antes de ir a la playa, quieres disfrutar de un buen gintonic (pero caro, 10€). En la misma travesía de la carretera, frente la estación de tren, tienes la cafetería Zalburdi.

Paseando por Bilbao.

Zona de la ría

Dejamos el coche en el Parking de la Plaza de Euskadi. Desde allí nos daremos de bruces con la impresionante Torre Iberdrola. Muy próximo a ella se encuentra el Museo Guggenheim, el cual podremos bordear para ver su arácnido y su peculiar «puppy».

Conociendo la costa Vasca. Museo Guggenheim
Conociendo la costa Vasca. Museo Guggenheim

Por la ría cruzaremos a su otra orilla por el polémico puente de Zubizuri. Es un paseo tranquilo e interesante que podemos acompañar con un buen refresco o un helado mientras disfrutamos de esta cosmopolita ciudad. Los edificios que asoman a este importante eje fluvial también merecen su encanto.

Conociendo la costa vasca. Ría de Nervión.
Conociendo la costa vasca. Ría de Nervión.

Casco antiguo

Al llegar al Ayuntamiento nos avisa de la proximidad del acceso al Casco Antiguo. En él podremos callejear por sus estrechas y comerciales calles.

Conociendo la costa Vasca. Ayuntamiento de Bilbao
Conociendo la costa Vasca. Ayuntamiento de Bilbao

Veremos la Catedral de Santiago, la iglesia de San Nicolás escondidas entre sus estrechas calles. Y tras algunas compras, siempre podremos parar a tomar algunos pintxos en los bares de la Plaza Nueva. Muy recomendados los de foie a la plancha y queso de cabra caliente en el bar Zuga.

Conociendo la costa vasca. Catedral de Santiago.
Conociendo la costa vasca. Catedral de Santiago.

Saldremos del casco antiguo por la iglesia de San Antón y su bonito Mercado de la Ribera. Bordeando el río, llegaremos al Teatro Arriaga. Allí cruzaremos el puente sobre el Río Nervión mientras observamos la preciosa fachada de su estación de tren FEVE.

Zona Nueva

Nos adentraremos en la zona nueva para llegar al centenario Cafe Iruña en la Calle Colón de Larreategui, frente a los bellos Jardines de Albia.

Conociendo la costa Vasca. Teatro Arriaga
Conociendo la costa Vasca. Teatro Arriaga

Si tenemos tiempo y queremos pasear por la parte nueva, podemos ir hasta La Alhóndiga, zona de ocio y cultural con exposiciones y donde también puedes tomar una copa en lo alto de su terraza. En el hotel Ercilla también puedes subir a su azotea y tomar un café con unas de la mejores vistas panorámicas de la ciudad.

De vuelta al coche pasaremos por espectacular edificio del Departamento de Sanidad y Consumo del Gobierno Vasco en busca de la referencial plaza de Federico Moyua. Allí se encuentra el bonito edificio de la Subdelegación del gobierno español.

Desde aquí tomaremos la calle Elkano hacia el parking para ver el gran contraste de edificios que ofrecen la Iglesia de San José y de nuevo la Torre Iberdrola.

Antes de despedirte de Bilbo, debes pasar por una de las pastelerías Martina de Zuricalday y disfrutar de su palmera de chocolate, los bollos de mantequilla o una «carolina». Para chuparse los dedos.

Si eres futbolero, no dejes de pasar por la cafetería del estadio de San Mamés, con vistas al interior del campo de fútbol.

Y si te gustan las compras, el nuevo edificio de Zara de la calle Gran Vía te llamará la atención…

Conociendo la costa vasca. Cafetería del estadio San Mamés
Conociendo la costa vasca. Cafetería del estadio San Mamés

Alrededores de Bilbao.

Muy cerca de Bilbao, al final de la ría están Portugalete y Getxo; unidos ambos por el Puente Colgante de Vizcaya, declarado Patrimonio Histórico. Será curioso cruzar la ría en coche para poder disfrutar de las playas de Getxo o Sopelana y descansar un rato antes de ver el último monumento del día.

Conociendo la costa vasca. Puent de Vizcaia, Portugalete/Getxo
Conociendo la costa vasca. Puent de Vizcaia, Portugalete/Getxo

El Castillo de Butrón se halla escondido entre un denso bosque dificultando su vista desde la carretera. Deberemos estar atentos a las indicaciones de Butroi para desviarnos hacia el enclave. Merecerá la pena su búsqueda para poder recorrer su perímetro y disfrutar de su grandiosidad. El castillo es privado por lo que no se puede acceder a él. En Butroi, Gatika.

La playa Arrietara, perteneciente a la localidad de Solepana fue nuestra elegida para pasear y tomar una cerveza/vino en su restaurante El Peñón de Sopelana con una ubicación exquisita sobre la playa. Algo más separado está el Sunset, también recomendable para tomar algo cerca de la playa.

Conociendo la costa vasca. Castillo de Butron. Butroi, Gátika.
Conociendo la costa vasca. Castillo de Butron. Butroi, Gátika.

Costa Vizcaína

Lekeitio

Para visitar la costa vizcaína lo haremos de este a oeste comenzando por Lekeitio. Tiene esta localidad la playa de Karraspio con la isla de San Nicolás (o Garraitz) al frente. Una de las playas más bellas y peculiares de España.

Conociendo la costa vasca. Malecón en la playa de Karraspio
Conociendo la costa vasca. Malecón en la playa de Karraspio

Podremos disfrutar de nuestro particular Mont St Michelle, de la normandía francesa, en la propia costa vasca. Eso sí guardando las distancias en su monumentalidad.

Conociendo la costa vasca. Isla de San Nicolás (Garraitz)
Conociendo la costa vasca. Isla de San Nicolás (Garraitz)

Dicha isla frente a la playa, tiene conexión a pie cuando la bajamar se hace presente; pero cuando la marea sube, tanto su malecón como la lengua de arena que la une a la costa, quedan bajo el agua. Es por tanto muy interesante visitar esta playa en función de las mareas. (Pincha aquí para ver las tablas de marea en Lekeitio)

Conociendo la costa vasca. Lekeitio, desde la isla.
Conociendo la costa vasca. Lekeitio, desde la isla.

La venecia vasca, Ea.

Continuaremos nuestro viaje hacia la localidad de Ea, la «Venecia Vasca», donde una serie de puentes unen un lado de la localidad con el otro dividido por el río que lleva el mismo nombre. Las casas abren sus ventanas hacia el cauce creando un ambiente casi descontextualizado de la zona.

Conociendo la costa Vasca. Puente sobre el canalizado río Ea.
Conociendo la costa Vasca. Puente sobre el canalizado río Ea.
Conociendo la costa Vasca. Otro puente en la misma localidad.
Conociendo la costa Vasca. Otro puente en la misma localidad.

Elantxobe

Siguiendo hacia el oeste nos podremos desviar hacia Elantxobe, un pintoresco pueblo de pescadores encaramado a la ladera de la montaña que cae casi verticalmente sobre el mar. Si no queremos bajar hasta su peculiar plaza giratoria para ver como los autobuses se suben a una superficie para girar y cambiar el sentido, podremos observarlo desde el parking en la entrada de la localidad.

Conociendo la costa vasca. Elantxobe
Conociendo la costa vasca. Elantxobe

Parque Natural de Urbaidai

Ahora buscaremos las playas de Laga y Laida (carretera BI-3234). La primera cerrada y acotada por las espectaculares montañas rocosas que la rodean. Dispone esta de servicios para alquilar tablas de surf o chiringuito para comer.

Conociendo la costa Vasca. Playa de Laga
Conociendo la costa Vasca. Playa de Laga

Poco más adelante la peculiar paya de Laida en la desembocadura del río Mundaka en pleno Parque Natural del Urdaibai. Que desaparece casi completamente en la pleamar pero que en la bajamar puedes disfrutar de una grandísima extensión de playa.

Ambas playas disponen de parking, pero pequeño. Es por ello que es muy recomendable su visita entre semana o a primeras horas de días festivos.

Conociendo la costa vasca. Playa de Laida
Conociendo la costa vasca. Playa de Laida

Muy cerca se halla Akorda, un pequeñito pueblo desde el que sale un sendero de a penas 2/3 km de subida y otros tantos de de bajada para visitar la ermita de San Pedro de Atxarre y poder divisar desde lo alto toda la extensión de este Parque Natural.

Conociendo la costa Vasca. Parque Natural de Urbaidai
Conociendo la costa Vasca. Parque Natural de Urbaidai

San Juan de Gaztelugatxe

Al caer la tarde podemos pasar casi son bajarnos del coche por las localidades de Mundaka y Bermeo para llegar hasta el paraje de la ermita de San Juan de Gaztelugatxe, muy próximo al Cabo de Machichaco.

Para acceder al punto de inicio de la ruta debemos tomar la carretera nueva de Bermeo a Bakio. En esta nueva carretera existe un mirador de la ermita, que no es el inicio de acceso a pie.

Conociendo la costa Vasca. Isla de San Juan de Gaztelugatxe
Conociendo la costa Vasca. Isla de San Juan de Gaztelugatxe

Desde Bermeo debemos tomar el tercer desvío hacia la ermita que aparece en los carteles de la carretera; el primero es la carretera vieja cortada, el segundo es el mirador y el tercero es de nuevo la carretera vieja cortada pero ya adecentada con parking y servicios donde poder tomar un refresco antes de partir hacia la ermita.

Conociendo la costa Vasca. La ermita desde la línea costera
Conociendo la costa Vasca. La ermita desde la línea costera

Desde este punto, la carretera esta cortada por peligro de desplomes. Puedes dejar el coche en los parking adecentados en el restaurante con vistas a la ermita e iniciar aquí la marcha (3km+3km)

Conociendo la costa vasca. La costa desde la ermita
Conociendo la costa vasca. La costa desde la ermita

Pero también puedes avanzar con el coche por dicha carretera cortada en MUY MAL ESTADO,  un kilómetro más que te permitirá ahorrar 1km+1km de paseo. Es desde esta zona avanzada desde donde se inicia la ruta expuesta.

El paseo es duro debido al desnivel que debemos salvar a la vuelta de camino al coche y por la escalinata de acceso a lo alto de la ermita. Pero bien provistos de agua, merece más que la pena.

Conociendo la costa vasca. Puesta de sol
Conociendo la costa vasca. Puesta de sol

Costa guipuzcoana.

A parte de estas tres localidades, no debemos olvidar Deba (ya planteada su visita más arriba), Pasaia y Hondarribia; además de su capital San Sebastián (estas tres últimas visitadas en una segunda jornada por esta costa este del País Vasco).

Zumaia

En Zumaia podemos disfrutar de dos playas. Una en la desembocadura del río Urola, al otro lado de su cauce, muy amplia pero en la que tienes que salir del casco urbano para poder acceder. Y la otra playa, la de Itzurun, mucho más pequeña pero con mucho encanto debido a la presencia de los flysch. Para acceder a esta segunda debemos aparcar en las calles de la población y ascender por una avenida peatonal que nos dejará en esta peculiar playa.

Conociendo la costa vasca. Playa de San Telmo, playa de Itzurun
Conociendo la costa vasca. Playa de San Telmo, playa de Itzurun

Por otro lado, antes de abandonar esta localidad podemos ver entre otras cosas, la bella y afamada ermita de San Telmo, por su aparición en la exitosa película de «Ocho apellidos vascos». Además existen otras localizaciones usadas para grabar exteriores de esta película en algunas de estas calles.

Getaria

En esta pequeña localidad de Getaria, lugar de nacimiento de Juan Sebastián Elcano, primer hombre en completar una vuelta al mundo, y de Cristóbal Balenciaga, modisto internacional que tiene su museo en la misma localidad.

Es muy interesante pasear por la calle principal, llena de restaurantes con pescados a la parrilla expuestos en las misma puertas de los locales, que conseguirán llamar la atención de tu olfato primero y tu gusto después.

Si eres capaz de escapar de esa tentación, según desciendes hacia la Iglesia de San Salvador, podrás  pasar bajo su arco para acceder al puerto donde es completamente recomendable parar a tomar en cualquiera de sus terrazas un refrescante txacoli junto a una ración de anchoas y bonito en aceite.

Zarautz

Y si el tiempo os lo permite, conducid por la carretera de la costa hacia Zarautz para disfrutar de la brisa marina y la kilométrica playa de esta localidad.

Es esta una de las mejores playas españolas para la práctica de surf. Y desde la que podemos divisar el «ratón de Getaria».

Conociendo la costa vasca. Playa de Zarautz, ratón de Geraria al fondo.
Conociendo la costa vasca. Playa de Zarautz, ratón de Geraria al fondo.

También es de las más conocidas debido a la presencia del Castillo-Restaurante del conocido cocinero Karlos Arguiñano, en su parte más oriental. Allí podras darte un homenaje en la comida, y si no puedes hacerlo, nunca está de más tomar un cafetito en la terraza desde donde realizaba sus programas de cocina.

Donosti y alrededores

San Sebastián es una ciudad que bien puede llevarte todo un fin de semana para conocerla. Pero siendo fiel a la propuesta de viaje, le dedicaremos una mañana hasta la hora de los pintxos.

Conociendo la costa vasca. Playa de la Concha, monte Igueldo al fondo.
Conociendo la costa vasca. Playa de la Concha, monte Igueldo al fondo.

Podemos dejar el coche en el Parking del Boulevard, muy próximos a la Parte Vieja. La idea es pasear paralelos a la desembocadura del río Urumea, dejando al otro lado de la orilla la playa de Zurriola, y continuar bordeando todo el monte Urgull para llegar al precioso paseo y playa de la Concha.

Justo en el lado opuesto de este paseo se encuentra el Monte Igueldo, y a sus pies los afamados Peines del Viento de Chillida.

Si decidimos completar andando toda la playa, que si el tiempo y la marea acompaña es recomendable por la orilla del mar, seguramente se nos abrirá el apetito.

También podremos disfrutar de bellos edificios como su Ayuntamiento y su espectacular Catedral, estando esta particularmente bien ubicada, pudiendo ser divisada desde la misma calle donde se ubica el Ayuntamiento.

Es ahora tiempo de adentrarse en la Parte Vieja y tomar algunos pintxos. Dos de los más afamados son el de Gambara, Calle San Jerónimo y Txepetxa, Calle Pescaderías.

Conociendo la costa vasca. Bar Ganbara, Calle San Jerónimo.
Conociendo la costa vasca. Bar Ganbara, Calle San Jerónimo.

San Sebastián no dispone de un gran puerto, es por ello que debe recurrir a de su vecina localidad de Pasaia. Desde su puerto es muy aconsejable coger la barca que nos lleve desde el barrio de San Pedro hasta el barrio de San Juan. Es este segundo un núcleo pequeño y particular por donde merecerá la pena pasear y tomar una cerveza o txacoli  en su bonita plaza de Santiago.

Conociendo la costa vasca. Plaza de la Constitución, Donosti.
Conociendo la costa vasca. Plaza de la Constitución, Donosti.

Hondarribia

Para concluir el día, debemos seguir desplazándonos hacia el este y visitar la bonita localidad de Hondarribia/Fuenterrabía. Fronterizo pueblo con un bello casco histórico con calles por las que merecerá la pena perderse. Después, un paseo por la rivera del Bidasoa con Francia al otro lado de la orilla, nos dejará un gran sabor de boca sobre todo si en este paseo nos sentamos en la terraza del restaurante La Muela para pedir cualquiera de sus comidas propuestas en su carta o menú.

Las Merindades, norte de Burgos.

En nuestro viaje, de camino a casa, dedicamos un día extra para visitar la peculiar zona de Las Merindades en el norte de Burgos. Un pequeño desvío de camino a casa que bien merece la pena.

Ojo Guareña

El primero de los objetivos es visitar las cuevas que ofrece esta zona karstica de Ojo Guareña. Su ermita de San Bernabé incrustada en la roca y su Cueva Palomera, bien merecerán la pena el dedicarles toda una mañana en ella. En Quintanilla del Rebollar encontraremos la Casa del Parque donde podremos obtener toda la información necesaria de la zona.

Conociendo la costa vasca. Ermita de San Bernabé
Conociendo la costa vasca. Ermita de San Bernabé

Puentedey

De camino hacia el sur, no debemos saltarnos una parada en Puentedey para contemplar el peculiar puente natural realizado por la acción erosiva del río Nela, abandonando el meandro que rodeaba la ciudad por un cómodo paso bajo los pies de la urbe.

Podremos comer en el Bar de Vitorino, junto a la peculiar estampa natural.  Si tenemos ganas de andar para rebajar la comida y es época de lluvias, preguntad por la localización de la cascada La Mea (carretera hacia Quintanilla de Valdebodres). Deberemos dejar el coche en la carretera y dar un pequeño paseo de unos 300m para divisar la espectacular cascada.

Conociendo la costa vasca. Puentedey
Conociendo la costa vasca. Puentedey

Orbaneja del Castillo

De nuevo en ruta, no debemos obviar el pueblo de Orbaneja del Castillo. Ubicado en los cañones del Ebro. Es un bellísimo enclave donde merece más que la pena su visita.

En esta peculiar población, encajonado entre múltiples meandros del Ebro, encontraremos unas de las cascadas y pozas más bonitas del norte peninsular. El breve río que aparece de entre las paredes del cañón van a morir en el aún joven Ebro en un cortísimo recorrido que nos regala unas peculiares vistas.

Conociendo la costa vasca. Orbaneja del Castillo
Conociendo la costa vasca. Orbaneja del Castillo

Un paseo por sus calles y un café de media tarde en lo alto de la localidad, justificarán la parada. Donde además podremos disfrutar de las peculiares formar erosivas de los cañones que rodean el paraje y responsables del sobrenombre «del Castillo» de esta localidad.

Covanera

Y para concluir, y si queremos darnos un chapuzón antes de emprender la vuelta definitiva a casa, buscaremos la localidad de Covanera para poder disfrutar de las frescas y cristalinas aguas de su Pozo Azul.

Una sima donde la aguar emergen para ser depositadas metros más abajo en el río Rudón, afluente del Ebro.

Conociendo la costa vasca. Pozo Azul, Covaner
Conociendo la costa vasca. Pozo Azul, Covaner

4 Comentarios

  • RUTERIÑO

    TODA Y DETALLADA GUÍA DE UN PLAN DE VIAJE Q REALIZAR…. GENIAL EXPOSICIÓN DE DESCONOCIDOS RINCONES. GRACIAS POR COMPARTIRLO Y DARLOS A CONOCER

    • admin

      Ey Susana!!! En este viaje concretamente no estuvo Kenya. Y fue sin furgo. Establecimos un punto céntrico para movernos donde solo volvíamos a dormir. Ermua. O también sería buena opción, pero más cara. Deba. De todos modos hay muchos sitios ya donde aceptan mascotas!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *