VIAJES

¿A qué huelen las nubes?

Vuelo en globo

Especial. Increíble. Espectacular.

Una experiencia diferente y única. Poder tocar y oler las nubes. Volar con ligereza mientras disfrutas de vistas espectaculares de la ciudad de Segovia y, por suerte, del mar de nubes.

Trato excepcional, con una sonrisa desde primera hora de la mañana. Con cafetito caliente mientras ya disfrutas del espectáculo del inflado del globo.
¿A que huelen las nubes? Cafetito que despeja el madrugón
La amabilidad, cercanía y conexión con Dani de la empresa Globos Viento Cero, nuestro comandante, borra cualquier duda o temor a las alturas.
Un vuelo suave, tranquilo, que pronto hipnotiza con las perspectivas que ofrece esta aeronave, que vuela a merced del viento. “Sabes donde despegas, pero no donde aterrizas”- comentaba jocosamente Dani.
¿A que huelen las nubes? Perspectivas inéditas
Comunicaciones vía radiofrecuencia entre todos los globos. El alcázar, la catedral, el acueducto. Todas ellas desde novedosas perspectivas.
Niebla. No vemos. Tocamos, olemos y sentimos las nubes. Sol.
¿A que huelen las nubes? Un amanecer diferente

Hemos sobrepasado las nubes y ahora el espectáculo es mayor. El horizonte recortado del Sistema Central hace de tope sobre el manto blanco y algodonoso. El sol asoma, bajo.

Y el resto de los globos comienzan a aparecer abajo, entre las nubes. Hay que vivirlo.
¿A que huelen las nubes? Mar de nubes
De nuevo vuelta a las nubes para volver a la realidad. A despertar de este bonito sueño.

Aterrizaje

Hay que reconocer la posición. Los estratos de aire han jugado con nosotros al escondite. ¿Zamarramala? No, Bernuy.
Equipo de rescate en nuestra búsqueda.
Búsqueda de lugar óptimo para el aterrizaje. Los campos aún estás sin segar. En la meseta norte hay un mes de diferencia que en la sur para estos menesteres.
¿A que huelen las nubes? Aterrizaje divertido.
Aquí sí. Bajamos. No. Para arriba. Un levitar sobre campos de cereales. Y mientras tanto un divertimiento recíproco con conductores por la carretera.
Aquí, sí. Preparados. Hoy hace 16 km/h y a partir de 20 es divertido. Adrenalina. ¡¡¡Sujetaos, es normal volcar!!!
Un poquito de adrenalina al final que le pone la guinda al pastel.
El rescate divertido con nuestro “botellón encubierto” mientras te instruyen un poco con la historia del inicio de los globos aerostáticos.
¿A que huelen las nubes? Cava y picnic campestre
En definitiva, una experiencia recomendable 100%.

Y para que todo fluya nada mejor que ir bien seguro con Iati

Paseo a caballo

Y si a esta actividad le quieres sumar un paseo a caballo el sábado tarde. Puedes visitar el picadero Herranz, en Palazuelos, y disfrutar de una tarde del sábado subido a lomos de un equino y disfrutar de las vistas de la sierra mientras paseas por el pantano del Pontón y la Cañada Real.
¿A que huelen las nubes? Paseo a caballo

El sábado noche un ligero paseo para ver la ciudad y el domingo, tras el vuelo en globo, un buen cochinillo para regresar a casa con la sensación de haber tenido un finde completo y provechoso.

 

¿A que huelen las nubes? Conociendo la ciudad

Vuelo en parapente

El vuelo en parapente es otra actividad que merece la pena probar. Con algo más de adrenalina que el vuelo en globo.

¿A que huelen las nubes?
Aquí sabes dónde despegas y dónde aterrizas. Solo debes planear.
¿A que huelen las nubes?
Se hace en parejas, acompañado de un monitor. El despegue es más activo y el planeo con los pies colgando te hace sentir un auténtico pájaro.
¿A que huelen las nubes?
Si pillas corrientes térmicas, incluso podrás ascender por encima de la altura de despegue.
¿A que huelen las nubes?
Algo más activo que el globo. En esta ocasión en la localidad de Pedro Bernardo con vistas espectaculares del valle del Tiétar.

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *