Camino de Santiago del Norte, en bicicleta.
Camino de santiago,  CICLISMO

Camino de Santiago del Norte, en bicicleta.

Hoy saco a la luz el cuaderno de bitácora del Camino de Santiago del Norte en bicicleta, realizado en julio del año 2011. No es una crónica como tal. Está redactada a modo de diario; que escribía desde el teléfono todas las noches antes de dormir en los albergues o pensiones. Espero que os sirva de ayuda y, en la medida de lo posible, os sumerjáis dentro del camino desde casa. Una camino que viaja por la costa y cordillera cantábrica.

Pero, cuidado, este camino es tan duro como bello. Una preparación de 2-3 salidas en bici a la semana de unos 50km diarios fue justo para afrontar esta aventura. Las alforjas son un gran lastre para este viaje si lo queremos hacer puro 100% por la misma vía que los senderistas. Incluso con las alternativas por carreteras, casi siempre secundarias, se hace duro.

Nosotros alternamos ambas opciones casi a un 50%, disponíamos de 10 días y no podíamos alargar. Tal vez, en 13/14 días hubiese sido posible ser fiel al camino. Otra opción es recorrerlo con una bici sin alforjas y coche de apoyo.

¡¡¡BON CAMINHO!!!

ETAPA 1: Irún – San Sebastián.

(29 km – 501 m desnivel)

Viernes. 1 de julio de 2011.
Tras dejar la furgoneta de alquiler en el rent-a-car del aeropuerto. Descargamos las bicis y ponemos rumbo Irún para tomar la credencial. Nos dirigimos al puente de Santiago sobre el río Bidasoa. A las 13:00 establecemos la salida oficial. Despejado y muy buena temperatura. Callejeamos por Irún y salimos hacia la ermita de Guadalupe a lo alto del monte Jaizkibel.

"<yoastmark

 

No llevamos ni 5 km cuando ponemos pie a tierra. Un aviso de lo que nos esperaba. Subida dura con el peso de alforjas por un camino roto que precisamente estaban adecentando. Vistas impresionantes desde lo alto, de Hondarribia y Hendaya.

"<yoastmark

Iniciamos el «paseo» de 10km faldeando la cara sur del Jaizkibel. Un camino muy pedregoso, roto y técnico a pesar de su anchura, pone a prueba nuestras bicis y alforjas. Odisea de kilómetros que nos confirma que nuestras bicis no van bien preparadas. Rodri parte el trasportín y tenemos que sacar la «ferretería». Con cinta americana arreglamos el paso.
Mi freno trasero sufre con las alforjas. El camino insiste en ponernos a prueba y de nuevo el trasportín rozando;  probamos con los pulpos y nada… Más adelante lo mismo. Al final paramos y con bridas, cuerda e imaginación el trasportín deja de dar guerra.
Camino de Santiago del Norte, en bicicleta.
Mi freno vuelve a dar problemas pues el llevamos más de 15 kg y tiene que sujetarse sobre él. Definitivamente salimos del camino que nos pone en evidencia; una hora y media para 10km. Comienza un rápido descenso hasta Pasaia por caminos de hormigón con pendientes negativas del 20%.
Solo puedo frenar con la rueda delantera porque la trasera se queda bloqueada y frenada. Llegamos a Pasaia y las vistas vuelven a ser espectaculares. Cruzamos el precioso pueblo y la ría en una barca.

"<yoastmark

Es evidente que en nuestras condiciones recortaríamos el camino para llegar a Donosti en busca de tiendas de bicis. Desde las 17:30 hasta las 20:00 visitamos 4 tiendas y entretanto un par de cañones(es como llaman por aquí el vaso de sidra con cerveza y limón)

Como conclusión, trasportín cambiado y unos cuantos retoques y modificaciones de las bicicletas en la tienda Trek de Donosti donde se han portado muy amablemente con nosotros en el día de hoy.
Camino de Santiago del Norte, en bicicleta.
A las 20:30 no tenemos ni ganas, ni tiempo para continuar así que, para relajarnos del estresante día, una buena vuelta por el precioso paseo marítimo de Donosti con su famosa playa de la Concha hasta llegar al albergue juvenil a los pies del monte Igeldo.
Camino de Santiago del Norte, en bicicleta.

Ahora a dormir. Mañana hay que recuperar muchos kilómetros con nuestras nuevas bicis al 100%.

ETAPA 2: San Sebastián – Gernika.

(119 km – 1418 m desnivel)

Sábado. 2 de julio de 2011.

¡¡¡Estos vascos lo único llano que conocen es el mar!!! Me río de la «huesera» y me río de las rampas «duras» que por Toledo nos rodean. Ahora sí, esto es tan duro como precioso. Cada mal pensamiento en las subidas quedan borradas cada vez que llegamos a un alto y nos regala vistas impresionantes. También es cierto que todo lo que sube baja. Largas y disfrutonas bajadas. Hoy cero problemas pero una paliza monumental para recuperar las pérdidas de ayer.

"<yoastmark

 

Salimos subiendo y faldeando el monte Igueldo con vistas directas al mar. Obviamos la alternativa por carretera para cicloperegrinos; muy bonito, pero muy lento. Bajamos por carretera a Orio con fuertes pendientes de bajada y volvemos a subir para salir de esta localidad, arrastrando la bici una y otra vez.

"<yoastmark

Zarautz

Rodrigo me insinúa que podíamos tomar las alternativas para bici y no hacer puramente el camino para senderistas y no le hago caso. Llegamos al alto del camping de Zarautz y bajamos a la localidad. Pasamos por el restaurante de Arguiñano y su precioso paseo marítimo.

"<yoastmark

 

Decidimos dejar el camino puro y tomar la alternativa para bicis, que además es más bonito puesto que va literalmente bordeando la costa. Precioso. Ambiente ciclista excepcional con la brisa del mar. Pasamos Getaria y paramos en Zumaia a tomar un tentempié.
Dejamos la carretera y retomamos el camino original lo que supone encontrarnos una rampa/muro espectacular para salir del pueblo hacia el cementerio. Monte a la izquierda y mar a la derecha; así, subiendo y bajando levemente por la cuerda de unas lomas y pasar un área recreativa donde se aprovecha la hierba para tomar el sol a pesar de estar en un acantilado a 200m sobre el mar.

"<yoastmark

Deba

Salimos a la carretera para ascender el puerto de Itziar y bajar a Deba, bordeando la costa de los flych. Deba nos recibe con bajamar y una impresionante playa. Comemos y nos tumbamos la siesta en el césped.

"<yoastmark

A las 16:30 y partimos hacia Gernika, íntegro por carretera que no es moco de pavo. Se nos hace duro por asfalto, ¡¿como será la temida ascensión al monte Arno con la bici..?! Nos cruzamos y nos adelantan cantidad de ciclistas autóctonos. Pasamos por Mutriku y llegamos a Markina donde descansamos un rato. Salimos hacia Bolíbar y evitamos el ascenso al convento de Zenarruza, a cambio subimos un duro puerto desde donde se observa el citado convento.
Camino de Santiago del Norte, en bicicleta.
En Markina nos hemos encontrado con 3 cicloperegrinos con los que ciclamos hasta Bolivar y los dejamos. Pasamos por Muntinibar. La llegada a Guernika es en bajada y en el albergue nos encontramos con multitud de cicloperegrinos que al igual que nosotros sufrieron en ayer en el Jaizkibel (no es mala idea poner un taller de reparación a la salida de este monte). Todos empezaron con la idea de hacer la ruta pura y que están desistiendo para realizar las rutas alternativas para bikes.
Ya hemos cenado estamos en la terraza tomando el aire y hoy la lavadora y secadora son las encargadas de lavarnos la ropa. Cuando acabe iremos a por un gintonic, por lo bien que lo hemos hecho… Y porque es sábado y no hay que perder la costumbre.

ETAPA 3: Gernika – Castro Urdiales.

(89 km – 1066 m desnivel)

Domingo. 3 de julio de 2011

Por la noche en el albergue quedamos para salir juntos todos los cicloperegrinos. En total nos hemos reunido 9 en la puerta. El propósito era llegar juntos hasta Bilbao y ya cada uno siguiese su camino pero antes de que saliésemos del pueblo nos hemos quedado solos unos peregrinos riojanos y nosotros dos.

"<yoastmark

 

Salimos por la nacional y al poco empieza a llover, paramos y nos ponemos los chubasqueros y las bolsas de basura en las alforjas. Terminamos la subida y en la bajada comienza la lluvia más persistente. En la bajada pierdo la bolsa que tapa las alforjas y abajo más detenidamente en medio del chaparrón lo coloco de nuevo.

"<yoastmark

Con la lluvia, y sin darnos cuenta, hemos salido a una carretera general. Queremos retomar las comarcales por las que discurre el camino. Tras parar en una gasolinera y ver el mapa de carreteras enlazamos unos kilómetros más adelante con las susodichas carreteras. Ya en el camino original de nuevo vemos como nuestros amigos riojanos llevan un ritmo más tranquilo y aprovechamos  a esperarles haciendo unas fotos en las instalaciones de Lezama del Athelic. Al retomar el camino hemos perdido a los riojanos y no los volvemos a ver en toda la jornada de hoy.

"<yoastmark

Seguimos de frente y la ruta gira bruscamente hacia la impresionante subida al monte Avril. Muralla innegociable que tenemos que salvar para entrar en Bilbao. Mientras sopesamos cual es la mejor opción para subir nos encontramos con Miguel y Ángel, tío y sobrino de Madrid que también habian hecho noche en Guernika, pero no salieron junto con nosotros. Nos comentan una alternativa para ascender el monte por carretera y accedemos a subir con ellos.

Bilbao

Pedazo de cuestón, con porcentajes del 15% continuados. Paramos en una gasolinera poco antes de coronar pero no aparecen y decidimos seguir y bajar a Bilbao. En la ría hay competiciones de traineras. ¡¡¡Qué ambientazo!!! Toda la ría, cual grada de fútbol animando y aplaudiendo a equipos de poblaciones tanto vascas como cántabras o asturianas…

"<yoastmark

Vemos el Gugenheim y paramos al lado de la ria a comer unas hamburguesa del McDonald. Estamos tirados en el césped cuando de repente… «¡¡¡Coño mira!!! Joaquín Caparrós. Nos saluda muy amablemente y nos pregunta si vamos a Santiago. Atónitos, le pedimos una foto con él y accede amistosamente. Nos pregunta de donde somos y al decir de Toledo nos dice que estuvo unos años en Cuenca.

"<yoastmark

"<yoastmark

Tras este curioso momento, nos silban unas personas. Eran Miguel y Ángel que casualmente nos volvíamos a encontrar. Terminamos de comer y hacemos el resto de la etapa con ellos.
Camino de Santiago del Norte, en bicicleta.
Por la ría hasta los astilleros donde salimos a una nacional y luego comarcal para llegar hasta Portugalete. De ahí tomamos una vía ciclista espectacular que nos llevara hasta la playa de La Arena. 10 km de pista con descansaderos, subida y bajada. Toda una carretera exclusiva para bikes.

"<yoastmark

En la playa de La Arena arrastramos por la arena 100m y pasamos un puente de un río que desemboca en esta playa, subimos una infernal escalinata de 120 peldaños  y entramos en el tramo más bonito del camino hasta ahora. Una vía minera de unos 10km faldeando la ladera de la montaña que da directamente al mar.

"<yoastmark

Camino de Santiago del Norte, en bicicleta.
Camino de Santiago del Norte, en bicicleta.
Salimos a un pueblo en bajada y ascendemos en una dura pendiente del 10% sostenido durante 3km y tras ello descanso mortal hasta Mioño.
Camino de Santiago del Norte, en bicicleta.
De aquí saldremos con un leve ascenso y otro descenso para llegar a Castro-Urdiales. Buscar el albergue donde acaban de llegar los riojanos y no hay camas. Miguel tira de móvil y encuentra una pensión para dormir los seis. Dejamos las cosas y primer bañito oficial del camino. Luego ducha, cena y paseo por el precioso paseo marítimo de Castro-Urdiales con su faro, catedral, puente y casa colgada.

"<yoastmark

Son fiestas, la música anima a tomar algo pero estamos muertos y un heladito me reconforta. Mañana queremos llegar a Sanrander… ¿Podremos?

ETAPA 4: Castro Urdiales – Santander.

(69 km – 715 m desnivel)

Lunes. 4 de julio de 2011

!!!Esto es otra cosa!!! Primer día que no he usado plato pequeño. Rampas más suaves y horizontes más bonitos. En el Pais Vasco solo veíamos paredes de árboles a los lados, aquí el paisaje se ondula y se extiende.

"<yoastmark

 

Hemos hecho la etapa completa con los peregrinos de Madrid y Logroño. Muy buena compañía con Miguel, Ángel, Carlos y Jose. Saliamos de la preciosa población de Castro por una nueva rampa, mucho más suave que las de etapas anteriores. Por caminos asfaltados ondulados salimos a la nacional que nos regala unas vistas impresionantes de la desembocadura de un río.

"<yoastmark

Una vez abajo iniciamos la subida más dura del día, pero que nada tiene que ver con las de jornadas anteriores. Bajamos  al valle de Liendres y volvemos a subir para darnos de frente con Laredo. Preciosa estampa en los miradores de todo el puntal. Descendemos a nivel del mar, antes nos hemos encontrado otros tres peregrinos en bici.

Santoña

Ya en la playa sellamos en el punto de información turística y vamos por el paseo marítimo hasta el final donde paramos a a tomar una cocacola y Miguel aprovecha para darse un baño. Continuamos hasta el embarcadero donde el «gasolino» nos lleva hasta Santoña, al otro lado de la orilla.

"<yoastmark

Por Santoña ciclamos por sus calles principales que nos sacan hacia Somo, pero es tarde y no llegaremos a tiempo. Circulamos un tramo por una carretera regional y paramos a comer. Antes hemos circulado bordeando las marismas de Santoña.
Camino de Santiago del Norte, en bicicleta.
A la salida de la comida (hoy me han matado al no dejarme dormir la siesta), retomamos el camino por caminos asfaltados y a veces divertidos senderos que nos llevan por paisajes espectaculares. Pasamos por Bareyo y descendemos hasta el valle de Güemes. De nuevo cruzamos la carretera comarcal y tomamos una variante propia, aconsejada por el hospitalero de Güemes para visitsar la espectacular playa de Langre.

"<yoastmark

"<yoastmark

Retomamos la senda hacia Somo por el carril bici y tomamos de nuevo el barco que nos llevará hasta el embarcadero de Santander. Ahí llamamos a la pensión y los riojanos optan por el albergue.

"<yoastmark

Vamos a darnos un baño, que está lejísimos de la pensión y cuando llegamos el agua esta congelada. Al menos aguanto unos minutos para relajar las piernas. De vuelta, ducha y a cenar de menú que mañana tenemos que recuperar los kilómetros de esta corta etapa.

ETAPA 5: Santander – Llanes.

(108 km – 1205 m desnivel)

Martes. 5 de julio de 2011.
Día raro. Ayer nos quedamos cortos de kms y hoy teníamos que recuperar. Meter caña; y eso en el camino no merece la pena. Pero es lo que hay.
Salíamos juntos de Santander; Miguel y Ángel, tío y sobrino, pero antes de salir de las calles de Santander Ángel pincha y no podemos esperar. Teníamos mucha tela que cortar. Tristemente nos despedimos de ellos y volvemos a retomar nuestro camino en pareja.
Salimos por la nacional de la costa y pronto nos saca por caminos asfaltados de tierras verdes onduladas con casas desperdigadas y el mar de fondo. Precioso. Las cuestas son continuas pero no pasan de ser simples lomas, aunque alguna pica porque el sol pega con dureza.

"<yoastmark

Pasamos la desembocadura del río Pas. Precioso a pesar del rodeo que damos para salvarlo. En una de estas desperdigadas casas nos encontramos una llena de cerámicas con motivos toledanos que llama nuestra atención; quijotes, perfiles de Toledo, el alcázar… Está situada antes de tomar uno de los tramos más feos del camino que marcha paralelo a las tuberías de la gran industria Solvey.
Sin darnos cuenta llegamos a la población de la gran industria; poco a poco el camino se ha afeado con fábricas e intenso tráfico rodado muy cerca de Torrelavega. Pero pronto nos separa del mundanal ruido llevándonos a caminos asfaltados por tierras de cultivo, extensas praderas y un entramado de caminos con leves pendientes.

"<yoastmark

Santillana de Mar

Así llegamos hasta Santillana de Mar. Preciosa y turística villa. El tiempo se nos ha echado encima y decidimos salir por la carretera regional hasta Cóbreces y comer un bocadillo con un «cañón» de cerveza con limón junto a sus edificaciones indianas.
Camino de Santiago del Norte, en bicicleta.
Retomamos el camino sin descanso bajo el intenso calor. Hemos de recuperar los kms perdidos ayer pero el sol aprieta con mucha fuerza y no hace efectivas nuestras pedaladas.
En un descansadero de la carretera, al pasar, un hombre a voces nos pregunta si somos «los de la barca». Extrañados paramos; y con la excusa de descansar un rato a la sombra donde se encontraba accedemos a sus preguntas. Casualmente el hombre había viajado ayer con nosotros en el barco de Somo a Santander con su hija pequeña ¡Casualidades de la vida!

"<yoastmark

Seguimos el camino y pasamos por Comillas, preciosa la primera población con alumbrado público en España, con sus monumentales edificios. Continuamos hasta San Vicente de la Barquera donde decidimos parar a la sombra porque es imposible pedalear con este sol. Esterilla al césped y saco de dormir de almohada.

"<yoastmark

Nos llama Miguel, están en Comillas. Nos hace ilusión su llamada y lo cerca que están de nosotros. Seguimos hacia Unquera, obviando sus dulces y famosas corbatas y salimos hacia Colombres, subida de 3 km que con 80km en las piernas ya pesa; lo hago toda de pie. La foto al edificio del Archivo Indiano merece la pena, reponemos agua y de nuevo para abajo.

"<yoastmark

El tiempo se nubla repentinamente. Amenaza lluvia cuando una hora antes hemos tenido que parar por el calor. El camino nos saca a la nacional, ahora con mucho tráfico puesto que la autovía A8 aquí aún está en obras. Son 12 km interminables donde metemos plato grande por el ancho arcén de la nacional. El camino toma una salida y va bordeando la costa. En otras condiciones hubiésemos tomado esta opción, pero comienza a llover y paramos en una gasolinera a ponernos el chubasquero y resguardarnos del aguacero.
Apenas quedan 4 km para Llanes pero los kilómetros acumulados se notan. Al entrar a Llanes buscamos el albergue de La Estación. Nos guardan las bicis nos duchamos nos colocamos y salimos a dar un paseo por el casco histórico, cuando de pronto, en medio de la lluvia por la travesía principal aparecen dos cicloperegrinos, eran Miguel y Ángel. ¡¡¡Que sorpresa, habían conseguido llegar a Llanes!!! Ole por ellos.
Les acompañamos al albergue y cuando confirman que tienen hueco, nos vamos a una sidrería a esperar que se duchen y se coloquen. Hoy cambiamos la cerveza por un par de botellas de sidra.

"<yoastmark

Cenamos de menú y damos un paseo tomando un helado tranquilamente por el pueblo. Ahora estoy en el salón del albergue con las piernas como rocas y los parpados con pesas que me obligan a despedirme para mañana intentar llegar a Gijón.

¡Un saludo a todos los que seguís el blog y gracias por hacerlo!

ETAPA 6: Llanes – Gijón.

(102 km – 1313 m desnivel)

Miércoles. 6 de julio de 2011.

Pues llego el día. El típico y esperado día en el que te preguntas, «¿¿¿Qué demonios hago yo aquí??? ¡¡Qué necesidad tengo de darme esta paliza!!!»

El tiempo se ha puesto nuboso todo el día pero sin llover. La paliza de ayer ha pasado factura. Nos levantamos más tarde y salimos más tarde que nunca. Miguel, que hace las veces de padre para los tres, se ha levantado a las 6:30, ha cambiado una rueda a su sobrino y ha ido al súper para comprarnos el desayuno.

"<yoastmark

Salimos por los caminos rurales. Vemos grandes paisajes y playas escondidas espectaculares. El camino tiene una vegetación tan densa que son literarmente senderos por túneles de helechos. Preciosos tramos escondidos de la multitud con un intenso olor a heno.

"<yoastmark

Alternando estos caminos llegamos a Ribadesella, donde arreglamos dos pinchazos de Rodrigo y Ángel. Aquí un ciclista del lugar, al vernos peregrinos, nos aconseja tomar una ruta pegada a la costa que a pesar del desnivel que hay que salvar hasta el faro, nos regalará unas impresionantes vistas por caminos asfaltados agrícolas que reúnen el verdor de los campos ondulados con el azulado recto y firme de la mar.

"<yoastmark

El camino nos saca a una carretera secundaria y rápido a la nacional del cantábrico con mucho tráfico y poco arcén que pasamos rápidamente.

"<yoastmark

Colunga

Ángel cada vez se encuentra mejor y ya nos va tomando algún relevo; Miguel, todo un «diésel» que a su ritmo llega a todas partes, hacen que lleguemos a Colunga para comer de súper en un banco de granito. Al terminar de comer salimos sin descanso y se nos presenta un buen puerto.

"<yoastmark

Asturias nos vuelve a recordar al País Vasco. Tras el ascenso, una larga y lenta bajada hasta nivel del mar junto con la digestión parece que nos adormece y cuando enfilamos un camino llano para Villaviciosa, justo después de pasar la fábrica de sidra El Gaitero, Ángel nos da el susto de la tarde. En un extraño de la bici cae al suelo y se raspa la cara y las rodillas. Paramos y le curamos con betadine pero decidimos seguir a Villaviciosa apenas a 4 km para pasar por el centro de salud.

No tiene nada, sólo las incomodas magulladuras. Ángel, muy valiente, quiere continuar pero Miguel nos insiste que sigamos nuestro camino; ellos llamarán a unos familiares de Avilés.

Nos aconseja Miguel que le han dicho en el centro de salud al preguntar por lo que queda para Gijón que no se nos ocurra pasar por un puerto que es largo y duro. Ellos deciden quedarse y tristemente nos volvemos a separar.
Al salir de Villaviciosa nos damos cuenta que… ¡¡¡estamos subiendo el mencionado puerto!!! Largo, tendido, un falso llano arriba y baja, pero vuelve a subir y de nuevo a bajar dos veces más. No es un puerto, ¡¡¡son tres!!! Son 25 km interminables. Para reír o llorar.

"<yoastmark

Paramos en una casa, aparentemente abandonada, a descansar y cuando tiro una cáscara de plátano al suelo sale el dueño a regañarme. ¡No te digo! ¡En vez de ofrecer agua! ¡Maldito!

Tras estos km llegamos a Gijón entrando por su espectacular Universidad Laboral. Tengo unas repentinas ganas de visitar el baño y en cuanto llegamos a hermosa playa de San Miguel paramos a tomar la merecida cerveza y a llamar a hostales. Encontramos uno muy batato y muy bien. Marchamos a él y compramos cena en el súper para comer en la habitación y el desayuno para mañana. Estamos muy cansados.

"<yoastmark

¡¡¡Mañana haremos más y mejor!!! Un saludo a todos y… ¡¡¡gracias por vuestro apoyo!!!

ETAPA 7: Gijón – Cadaveo.

(91 km – 1144 m desnivel)

Jueves. 7 de julio de 2011.

Nunca volveré a decir «¡¡¡Venga que son 20 kilometrillos de nada!!!» En estas tierras 20 km dan mucho juego… Ayer la llagada a Gijón fue eterna, y hoy la salida hasta Avilés ídem de lo mismo… Además el freno delantero de Rodri no paraba de dar problemas, son muchas cuestas ya las que llevamos encima y es normal que empiece a fallar. Después de parar varias veces para intentar solucionarlo, la mejor solución que se nos ocurre es cortar de raíz el problema, quitamos el freno y con bridas lo enganchamos a la potencia.

"<yoastmark

 

Así sin freno delantero llegamos ya sin problemas a Avilés. Buscamos tiendas. La primera arriba, en lo alto, no tiene repuesto. Nos manda a otra y tenemos que bajar para volver a subir. Aquí un mecánico muy eficiente que daba gusto verlo arregla en un momento el problema.
Salimos de Avilés por la nacional para recuperar el tiempo perdido. Pero si ayer el día fue nublado, hoy es ventoso. Vamos dando relevos para salir de la zona urbana hasta que nos encontramos con un nuevo puerto. Es la hora de la comida y paramos a comer un bocata antes del ascenso. Era la excusa perfecta para no afrontar la subida después de casi una hora de viento de cara.

"<yoastmark

Tras la comida, ascendemos y continuamos por la nacional con mucho tráfico. Nos desviamos y tomamos el camino por la Concha de Arnedo y bajamos hasta Soto de Luiña. Detrás hemos dejado Cudillero a nuestra derecha y el Cabo Vidio, dos preciosos paisajes por los que no pasa el camino.

"<yoastmark

Antes de llagar a Soto, nos desviamos del camino gracias a unos lugareños que nos indican hacia una impresionante vista de acantilados donde choca el agua. Nos obligamos a parar para fotografiar y divisar durante unos minutos el paraje.

"<yoastmark

Cadaveo

La subida de Soto es tendida pero corta y el camino pasa a coincidir por una carretera antigua por donde no pasa un coche en los 23 km restantes hasta la llegada. Carretera impresionante que se adapta literalmente a las vicisitudes del terreno. Entrando en valles y saliendo al mar. Así pasamos por pequeños, preciosos y olvidados pueblos. Puros astures. Muy recomendable este tramo, muy bonito, combinando el fondo del cantábrico con la densidad de la vegetación del monte asturiano.

"<yoastmark

Pasamos por la impresionante Playa del Silencio. Coincidimos con unos peregrinos y sin darnos cuenta llegamos a Cadaveo. El albergue es demasiado austero…excesivamente austero. Así que llamamos a un teléfono que encuentra Rodrigo y nos indica que está un kilómetro más adelante. Continuamos.
En el camino nos sale una chica joven con su bicicleta de paseo, estábamos tan cansados que era imposible darle alcance a pesar de su reducida velocidad. «¡Mírala, si parece uno de los pata negra del club!» Este comentario ameno, de los que te sacan la sonrisa consiguió forzar ese punto para sacar fuerzas de flaqueza y terminar honradamente la etapa…

"<yoastmark

Cuando paramos para volver a llamar para preguntar, aparece una mujer en coche diciendo que es la señora del hostal y que nos ha visto pasar: la seguimos hasta el hostal. No es hostal, es una casa rural en toda regla. Con su cocina,  dos baños, salón y dos habitaciones. Nos comenta que el precio para peregrinos con credencial son solo 30€ pero que para turismo cobra 75€… Hoy ha tocado suerte… Le preguntamos donde comprar pan y la mujer nos dice que nos trae el pan, que tiene dos barras en casa.. Y cuando lo trae aparece con un brick de leche, café y sobaos para el desayuno… ¡¡¡Qué gran mujer!!!

"<yoastmark

Nos acoplamos y bajamos al pueblo de nuevo en bici… Estamos enfermos, pero la cervecita con limón hay que tomársela. Tras ella subimos en bici a casa, nos sentamos en el salón y cenamos mientras vemos la televisión tumbados en en sofá… Tenemos tiempo y sitio para descansar.
Nos acaba de llamar Miguel. Han salido de Avilés esta mañana y están en Soto de Luiña, 20 km atrás, Ángel está bien. Hemos quedado en que ellos salgan un poco antes mañana y nosotros salimos más tarde para coincidir con ellos aquí y continuar el camino de nuevo juntos. Veremos que ocurre mañana.

ETAPA 8: Cadaveo – Vilela (Ribadeo).

76 km – 856 m desnivel)

Viernes. 8 de julio de 2011.

Uff que tiempo más caprichoso… Lluvia, sol, nublado y viento, mucho viento de cara… Todo el mismo día.

Hoy hemos descansado más y mejor. A las 9 sonaba el despertador y mientras que preparábamos todo nos ha llamado Miguel. ¡¡¡Habían salido antes y ya estaban en Cadaveo!!! Los invitamos a entrar en casa y esperan a que terminemos para seguir juntos. ¡Qué grandes personas!
Salimos lloviendo y tras pasar por húmedos y frescos bosques con cantidad de helechos, llegamos a la preciosa localidad de Luarca. Alli sellamos la credencial y salimos por una empinadísima calle con 4 vueltas de herradura que nos saca a caminos vecinales asfaltados en un altiplano verde con el mar de fondo, tónica de todo el viaje.

"<yoastmark

Navia

Aparece el viento que nos acompañara durante toda la jornada. La etapa era corta pero luchar contra este elemento quema y mucho. Paramos a comer en Navia unas lentejitas y un poco de carne, nos echamos la típica siesta, hoy muy corta y salimos para Ribadeo. Mis ojos sufren con el aire, los tengo completamente rojos. Me aclaro bien y parece que se me pasa el picor.

"<yoastmark

Qué poco hemos disfrutado de este tramo. El viento machacaba psicológicamente las fuerzas y no nos permite disfrutar del camino. Hemos parado en dos ocasiones para descansar y cuando llegamos a Ribadeo el albergue esta completo. Nos lo comenta un cicloperegrino con el que coincidimos en Guernika.

"<yoastmark

Nos informan que en Vilella, 7km más adelante esta el siguiente albergue pero que no hay servicios. Así que compramos la cena y el desayuno; a cuestas lo llevamos para arriba. Solo hay un peregrino y al rato llega un peregrino en bici que ayer pasamos antes de llegar a Cadaveo. Charlamos sobre el camino y llegamos a la conclusión de que es el más duro de todos… Mañana ya por tierras gallegas intentaremos subir a la Tierra Cha. Altiplano lucense, pero hasta entonces tenemos mucho que subir. ¡¡¡Un saludo a todos!!!

"<yoastmark

ETAPA 9: Vilela (Ribadeo) – Baamonde.

(82 km – 1391 m desnivel)

Sábado. 9 de julio de 2011.

Penúltima etapa. Oscura en el tiempo, gris en el cielo. Pero muy bonita. Teníamos un gran ascenso de cotas por los frondosos bosques de eucalipto.

Tras desayunar lo que habíamos comprado en Ribadeo, en el mismo suelo del albergue, nos pusimos a rodar con mucha humedad, pero con paciencia y filosofía. Conversaciones alternadas sobre alumnos, profesores, educación y anécdotas de nuestras vidas nos hicieron dar con el primer alto tan temido sin darnos cuenta. Estábamos siguiendo las recomendaciones que la noche anterior nos había dado dos lugareños debido a las lluvias, sacándonos del recorrido original pero sin perder un ápice de belleza. Una apacible hora y media de subida hasta Villamartín Grande.

"<yoastmark

Iniciamos el descenso por caminos vecinales pasando aldeas con huertos, campos extensos de vaquerías y casas muy aisladas unas de otras. Salimos a la nacional que nos envía a Lourenzá en descenso y de nuevo subida por la carretera para volver a bajar hasta Mondoñedo; y aquí comienza el dilema.

"<yoastmark

Mondoñedo

Subir por la nacional con pendiente tendida de 9 km o faldear por el valle por una camino asfaltado con una salida fuerte de Mondoñedo y luego altibajos para finalmente ascender en solo 2 km con una rampa durísima para salir a la nacional. Decidimos esta opción pues ya habíamos hecho algunos km de carretera.

"<yoastmark

Acertada opción en las vistas, no así en el aspecto físico. Que paz, que tranquilidad. Un ambiente místico rodeaba todo el valle, escondido del mundanal ruido. Pero se acaba el camino y hay que ascender volviéndonos a la realidad. Tras la imponente subida volvemos a tomar la nacional que nos deja en Gontán y poco más adelante en Abadín donde comemos.

"<yoastmark

Hemos llegado a la Terra Cha, tierra plana. Tierra ondulada que me recuerda a Torrijos en su orografía, no así en su vegetación. Caminos largos sin fin, ondulados. Una loma tras otra y así infinitas veces hasta llegar a Villalba.

Paramos a tomamos un café y con las mismas, por el mismo terreno nos lanzamos hasta Baamonde, donde la bajada más larga y tendida del camino se hace presente. Una recta llana que pica levemente hacia abajo nos hace llegar al destino antes de lo previsto.

Son las 18:00 nos ubicamos en el bonito y espacioso albergue de Baamonde y nos da tiempo a ver la casa-museo de Victor Corral, escultor reconocido a nivel nacional. Comprar el desayuno para mañana y tomar la mítica jarra de cerveza con limón.
Camino de Santiago del Norte, en bicicleta.
Cenamos en la casa de Xoan Corral, hermano de Victor Corral, en un mesón peculiar con alma. Luz tenue y ambiente acogedor. El propio Xoan nos recibe y toma nota a la vez que nos recita alguna de sus numerosas poesías. Cena muy interesante la de hoy.
También charlamos con los numerosos peregrinos que allí se ubican de diferentes regiones y nacionalidades. Hoy es un buen día para disfrutar del ambiente alberguista. Se nota que quedan menos de 100km (distancia mínima para conseguir la Compostela a pie). Pero el cansancio hace mella y mañana tenemos que madrugar para llegar a Santiago.

"<yoastmark

ETAPA 10: Baamonde – Santiago.

(101 km – 1246 m desnivel)

Domingo. 10 de julio de 2011.

Hoy amanece el día medio nublado y preparo las alforjas con la bolsa de basura a modo de chubasquero. El hospitalero, que me observa, me comenta que en breve el tiempo se despejará y no lloverá. Así fue.

"<yoastmark

 

Hoy hemos salido pronto, casi a la par que los peregrinos a pie que pronto adelantamos. El Camino nos introduce nuevamente por caminos vecinales que parecen escondidos a la vida real. Alternamos con breves sendas y trazados empedrados por donde comenzamos la primera de las tres subidas del día. El tramo es técnico y bonito pero complicado con alforjas. Lanchares de granito asoman por el suelo y hacen derrapar las ruedas. De nuevo salimos a un estrecho asfalto y culminamos el primer ascenso.

"<yoastmark

Rápidamente descendemos para realizar una nueva subida. El sol ha salido con fuerza, sobra el chubasquero. Paro y lo acoplo al pulpo de la bici. Vamos en busca del techo del camino, 713 m sobre el nivel del mar, que coinciden con la entrada a la provincia de La Coruña. Desde aquí descenderemos vertiginosamente por carretera secundaria hasta Sobrado dos Monxes.

"<yoastmark

Sobrado

Paramos, pero es domingo, y en su imponente santuario están dando misa. Vamos sobre la hora establecida. Las 11:30, y ya hemos realizado los 40 primeros y duros km.

"<yoastmark

Cuando estamos tomando tranquilamente una cocacola, aparece un peregrino. Miguel se levanta de un brinco a saludarlo. Es Jose, un cicloperegrino onubense con el que habían coincidido en una de las etapas del camino. Juntos los 5 reanudamos la marcha. Hoy la guía de Miguel nos da más confianza y es el encargado de dirigirnos. Por un entrelazado de caminos-carreteras recortamos unos km y enlazamos con el Camino Francés más allá de Arzúa, donde me indicaba mi guía. Ganamos 13 km al camino, que a estas alturas se agradece.

"<yoastmark

Ahora la tendencia es en bajada. Tranquilamente vamos hablando y conociéndonos con el nuevo compañero. Tertulias sobre bici bajo la sombra de impresionantes bosques de eucalipto. Paramos en una solitaria ermita para fotografiarnos y descansar las piernas cinco breves minutos y proseguimos en descenso continuo hasta que nos encontramos con la respetuosa subida al alto se Santa Irene, corta pero muy empinada. Las piernas venían relajadas kilómetros atrás y les cuesta ponerse a trabajar en este duro rampón.

"<yoastmark

Tras el calentón salimos a la carretera nacional donde paramos a comer bocadillos, y ya unos chupitos de licor café. Se huele el ambiente festivo y el aumento de peregrinos que vienen del Francés, pues acabamos de enlazar con su trazado. Pedreiro. Pueblo que vive del camino.

"<yoastmark

Santiago

Llegamos al aeropuerto donde tomamos un descenso entrando en el termino municipal de Santiago. Cansados pero con la ilusión de llegar iniciamos un sorprendente y rápido ascenso al Monte do Gozo. Una rampa tras otra. Parecía una broma de mal gusto; pero llegamos y nos hicimos las pertinentes fotos.

"<yoastmark

Después en vertiginoso descenso hasta Santiago. Callejeando por el casco hasta llegar a la Plaza del Obradoiro donde nos fundimos en abrazos los 5 compañeros. Descanso y a por la credencial. Tras ello al Seminario Menor para dormir; pero al llegar nos dicen que a las 12 hay que estar para dormir. Cambiamos de opinión y buscamos una pensión donde no haya control de horas porque nos apetece cenar y tomar unas copitas por lo bien que lo hemos hecho…

"<yoastmark

Antes de cenar vamos a la estación de bus para reservar plaza y tras la cena, vuelta por el casco en un tranquilo domingo con abundantes comercios y locales cerrados.

A las 2 de la mañana vuelta a la pensión que mañana a las 10 sale el bus.

Preciosa experiencia. Muy dura pero muy bonita desde el punto de vista visual, emocional y sentimantal; así como deportivo.
Gracias por seguir el camino junto a nosotros.
¡¡¡Un fuerte abrazo peregrinos virtuales!!!

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *